miércoles, 18 de mayo de 2016

Berta Valle, como primera diputada nacional por la democracia.




El día de ayer (18 de mayo), por las redes sociales nos dimos cuenta de la posibilidad de la postulación de Berta Valle (ex presentadora de tv, y actual gerente de una televisora nacional), como candidata a la primera diputación por Managua; al respecto considero que cualquier ciudadano/a nicaragüense que quiera incursionar en la política, en particular en la elección de algún cargo público, tiene todo el derecho, púes está consagrado en nuestra constitución política (arto.51); sin embargo he leído debates y comentarios sobre la posible dominación, y he notado en algunas opiniones la discriminación por considerarla "farándula", y por falta de "méritos" en la lucha política del país. 

No quiero comparar a Berta Valle, con nadie más, cada ser humano es único, pero la des-calificación ha sido desproporcionada, al parecer por ser una persona que se ha desarrollado más en el ámbito televisivo como presentadora; sin embargo otras opiniones, se pueden leer en un tono de alerta hacia Berta Valle: "que no se meta en la política, por que es cochina, sucia y hace que las personas una vez en los cargos públicos pierden su humildad y olvidan al pueblo", también hay quienes temen que tome una actitud fundamentalista una vez resulte electa como diputada, púes ella ha dicho públicamente que es cristiana, y que ello, al contrario de lo que se espera, resulte en una funcionaria que esté mas atenta a los postulados de su cristianismo que de la constitución política del país; en fin son variadas las opiniones, y por supuesto no faltan quienes le animan, y expresan que hay necesidad de "nuevas caras" en la política y que ella podría ser una. Pero volviendo al inicio del párrafo, quiero expresar que estamos tan jodidos en éste país, somos una sociedad dual, mientras a Berta Valle se le pide de alguna forma, "méritos" en la lucha política, y no sé cuantas cosas más, nos mostramos complacientes, y nos hacemos de la vista gorda, cuando se trata de rechazar de plano la corrupción, la violación a las leyes, y ser contundentes en mandar al carajo al dictador de turno, que además ha sido denunciado por violación sexual; necesitamos ser más bondadosos con las personas que de verdad quieren un país de presente y futuro, y Berta, podría tener un rol importante. 

Finalizo expresando, mi respeto, y apoyo a la candidatura de Berta Valle, aunque considero que ella debería ser nuestra Primera Candidata a la Diputación Nacional, no en la de Managua, nos vendría mejor que ella se desplace por todo el país, demostrando que sí puede y tiene la capacidad para ejercer su cargo como diputada nacional, por la Coalición por la Democracia, donde la diversidad representativa de nicaragua tiene oportunidad de ser parte del cambio que nos urge en el país.