viernes, 18 de noviembre de 2011

Asumir o no la diputación ¿?

Actualmente en las redes sociales y medios de comunicación de TV y prensa escrita, se está debatiendo; acerca de si los/as diputados/as que resultaron electos de la Alianza PLI deben o no aceptar sus diputaciones en la Asamblea Nacional; al respecto algunas personas opinan que esta decisión merece una respuesta política, otras dicen que la respuesta es jurídica; en lo personal creo que la respuesta es tanto jurídica como política, pero además debe ser ética, moral y moralizante para quienes confiaron en las y los candidatos/as de la Alianza PLI.

Es evidente que aun no hay un consenso de cómo actuar, por una parte Edmundo Jarquin dice, que ese tema aun no es prioritario para la alianza y la Diputada María Eugenia Sequeira, dice que van a tomar posesión de las diputaciones el 10 de enero del 2012; a pesar de esta falta de acuerdo y/o consenso a lo interno de la Alianza PLI, lo que es claro, es la demanda de transparencia que las y los ciudadanos/as le hacen al PLI ante cualquier decisión que se tome; ya que es importante mencionar que esos cargos no pertenece a una persona llámese como se llame, esos curules tienen dueño, y es el pueblo soberano; por tanto, todo lo que ello  implique, debe ser hecho de frente a la ciudadanía y con la transparencia debida. Cabe mencionar que esta demanda de transparencia, no es gratis, un refrán o dicho que puede acercarse al sentimiento colectivo, es aquel que dice “el que es quemado con leche, hasta la cuajada sopla”, sobre todo porque conocemos de primera mano que en este país, las personas que se introducen en la política nacional, en la mayoría de los casos nos dan “gato por liebre”, es por ello, que no es por casualidad, sino por causalidad que en las reformas electorales que desde el GPRE se promueven, se hace referencia a la necesidad de retomar la suscripción popular como un método, para conocer a mayor profundidad quien o quienes, quieren representarnos en los cargos públicos; pues en ese “revoltijo” de las candidaturas en “planchas”, casi  nunca sabemos quién es gato y quién es liebre.  

Pero bien, ¿deben o no asumir sus cargos como diputad@s l@s elect@s de la Alianza PLI?, me parece que esta decisión debe ser tomada, considerando entre otras cosas, lo siguiente:
-          Quienes participaron como candidatos/as de la Alianza PLI, no estaban limitados por la Constitución Política del país, y me parece que es el punto más importante.
-          Resultaron electos por votos, que rechazan la dictadura y el totalitarismo de Ortega,
-          El Orteguismo debe saber, que no la tiene toda, aunque cínicamente digan que se alzaron con la victoria con ese 62%, sabemos muy bien en este país, que eso no es real, en cada comunidad y en cada pueblo sabemos que el Orteguismo no ha crecido a ese nivel, si les aparecieron votos de mas, fue porque los  compraron e inventaron haciendo que sus fiscales y miembros de mesas en las JRV, votaran dos, tres o más veces.
-          Porque, l@s diputad@s elect@s, deben demostrar a la ciudadanía, que tan democráticos y transparentes son, deben aprender a rendir cuentas, y ejercer su roll tal y como se les está demandando.
-          Deben presentar públicamente su plan de trabajo y las principales demandas que estarán promoviendo desde la Asamblea Nacional, deben aprender hacer verdaderos políticos, de lo contrario que recuerden la experiencia del PLC, que en menos de lo creído, están fuera de la política nacional.

Lo que no deben hacer l@s diputad@s de la Alianza PLI:
  1. Negociar a espaldas de la ciudadanía, tienen el compromiso ético y moral, de ser beligerantes ante las demandas y resistencia social de la ciudadanía, que buscamos alcanzar una democracia real.  
  2. Comportarse como políticos flojos, deben desquitar cada centavo que recibirán, y que es pagado por nuestros impuestos.
  3. Volverse cómplices de las zanganadas y abusos que los Orteguitas pretendan hacer, desde ya podemos hablar que una de sus primeras tareas, es estar vigilantes y protestar, por esas reformas grotescas que el Orteguismo quiere hacer en la seguridad social y las reformas electorales de las que ya s están hablando en los medios de comunicación. En palabras populares, estar ojo al Cristo!!!
  4. Aceptar prebendas y privilegios inmorales, injustas e ilegales, como los más de 400.000 córdobas que se dan en concepto de fondo social, las importaciones de vehículos sin pagar impuestos, entre otras prebendas; ello solo conlleva al zancudismo y la corrupción.                 
Finalmente considero, que este tema tiene muchas aristas, por tanto hay diversas opiniones; pero el debate transparente nos puede dar luces de cómo podemos actuar, en tanto ciudadanos/as, que tenemos el deber de fiscalizar el actuar de las/los representantes políticos, y ello constituyen el corazón de lo que necesitamos en este país, mayor ciudadanía activa y consciente, que los derechos no son dádivas, si no obligación que el Estado tiene en garantizarlos y protegerlos, y si ello no es así, pues movilicémonos y revelémonos, ante los abusos que se cometan en nuestra contra.

Darling Munguía
Feminista.