lunes, 2 de diciembre de 2013

Si yo fuera Católica...

Para éstas fechas el fervor religioso es muy común, puesto que la celebración de La Purisima Concepción de María, es una de las tradiciones religosas más populares en nuestro país; de ahí que también éste fervor o tradición puede dar pie a muchas otras actividades igual de populosas, y/o populistas, como decimos en el buen nica "del mismo cuero salen las coyundas". Aclaro, no soy Católica pero en mi enseñanza cristiana aprendí que a las personas hay que respetarle sus creencias, aunque esté o no a favor, lo importante es reconocer que tenemos derecho a pensar libre.

Es normal, que en estos días, principalmente por acercarse el 7 de diciembre día de la Concepcíón de María empiecen los preparativos para los altares de La Purisima; recuerdo que mi bisabuela paterna (aún sigue viva, y es una bendición tenerla, pero ya no celebra La Purisima, ella está muy anciana), se preparaba desde el inicio de cada año, empezaba a ahorrar, destinaba un cerdo para el 7 de diciembre, y ya para la fecha no le faltaba la chica de coyol, atol duro, y sus nacatamales de cerdo, creo que hacia mas de cien unidades para regalar, púes era una forma de agradecer a su virgen. Por mí parte, siempre para esas fechas iba a visitarla, pero tenía prohíbido participar en el rezo, comer cerdo (sigo sin comerlo!) debido a mi educación cristiana, y mi viejita linda siempre respeto esa condición que mi mamá le ponia, con tal y que yo me pasara las vacaciones con ella, accedió siempre. El asunto, es que yo siempre admiré esa devoción por su virgen, y la sigue teniendo, aún conserva un réplica de La Purisima que la guarda como su mayor tesoro, ese fervor y dedicación lo único que genera es respeto, aunque no comparta sus creencias.     

Al día de hoy, creo que esa devoción, y por lo que implica creer en la virgen María está sufriendo un revés fuerte, la manipulación de ésta tradición religiosa además de abusiva, es grotesca por parte del gobierno que se hace llamar "cristiano, socialista y solidario", en sus elucubraciones la pareja explosiva de Ortega y Murillo, han estado montando en los últimos años, uno altares dizque "religiosos" y en honor a la virgen María, que lejos de demostrar devoción, muestran el cinismo, la prepotencia, la arrogancia en el uso y abuso de una tradición que a mí juicio le pertenece a las personas que son de verdad devotas; además dudo mucho que esos altares en la "avenida de Chávez a Bolivar" representen los verdaderos altares que preparan los creyentes de la virgen María, el de mi bisabuela, por ejemplo era muy sencillo, pero hecho con entusiamos, con amor y con agradecimiento, éstos en cambio, son hechos para enaltecer el ego de los Ortega-Murillo, mi bisabuela siempre preparó el altar con sus propias manos, y con sus ahorritos, éstos dos los mandan hacer, y lo hacen con dinero de los impuestos públicos, que en un Estado laico como es Nicaragua, eso es ilegal y abusivo, mi bisabuela nunca ha necesitado guardias para sus altares, púes quienes llegan a sus rezos es porque también lo hacen con devoción, éstos dos mandan  cuidar sus altares, porque saben que tienen otro objetivo muy lejos, de lo que es una verdadera devoción.

Es evidente, que la purisima (y la escribo en minúscula porque no creo que sea igual a La Purisima de mi bisabuela) de los Ortega-Murillo, es un circo para entretener a la población, y así abstraerlos de la realidad en que vivimos, y crea una atmósfera de "alegría, devoción, y fiesta" cuando realmente lo que se está cocinando es la dictadura militar que a toda costa quiere imponernos, y cuanto antes mejor, y lo peor que hacen es jugar con el estomago de las personas, las hacen aguantar sol, frío y hambre para que puedan darles un "salbeque" de granos básicos  

Si, yo fuera Católica...