sábado, 15 de diciembre de 2012

De Política y de Religión(es) no se habla...

Siempre he escuchado, que de Política y Religión(es) no se habla, porque no son compatibles, que es un desgaste y un tema de nunca acabar; sin embargo y personalmente creo que se debe hablar, que se debe terminar con ese tabú, y que mientras mas callamos acerca de este tema, mas se profundiza esa idea de que no son compatibles. 

A mí, me criaron en una bajo normas y enseñanzas Cristianas, me dijeron siempre que los/as Cristianos, los hijos de Dios, no debían meterse en política, pero que la misma Biblia enseñaba que debíamos respetar a las autoridades terrenales y que era nuestra deber cívico (incluyendo el derecho a votar); también me enseñaron que en la iglesia quienes dirigían eran los hombres, porque eran los escogidos de Dios para dirigir a su pueblo a la redención y/o salvación, que las mujeres como máximo podíamos ser parte de aquellos ministerios de mayor servicio como; Ujieres, Directoras de Cantos, Resp. de la Lección, etc, en fin aquellos cargos o responsabilidades que se subordinan al Pastor, Anciano o Delegado, todo esto con un claro mensaje de que las mujeres no tenemos el derecho igual que el de los hombres el de dirigir iglesias o cosa alguna que se le parezca, y por supuesto, siempre me pareció sospechoso, me pareció que algo no andaba bien, y entrada a mi adolescencia cuando inicie a participar en talleres de sobre género y derechos humanos, mis ideas se trastocaron, hasta el punto de pensar que estaba yendo por el "mal camino", aunque no deje de ir por ese camino, es decir siempre estuve participando en esos talleres. 

Luego de un tiempo, y hasta el día hoy, soy una convencida de que no hablar de religión y política  es muy conveniente para quienes ostentan el poder político y religioso; porque así como se nos prepara en las distintas religiones sobre la posición de subordinación y de servicio (principalmente a los hombres lideres), que las mujeres debemos tener, así mismo, se nos prepara a nivel político para que las mujeres, siempre respaldemos y sigamos a los hombres, que también (y curiosamente!!) son llamados lideres, dirigentes, y hasta guía para salvar a un país de la pobreza, la corrupción, etc, etc, y en aras de fortalecer esa visión androcéntrica del mundo, siempre se nos ha contado la historia de la humanidad con una exaltación mas que sospechosa de los hombres, tanto en la política como en lo religioso, y que es enseñado como la verdad incuestionable y de tal valor que desde que estamos en pre-escolar se nos recalca esto mismo, por ejemplo, nuestros libros de historias están masculinizados, las iglesias están masculinizadas, y aun cuando quienes sostienen a las religiones son las mujeres. Podríamos hacer un ejercicio y en cualquier día ir a una iglesia de denominación X, y nos daremos cuenta que la mayoría son mujeres, y son ellas las que dan las ofrendas, los diezmos, las primicias, etc, etc, todo aquello que sirva para sostener la iglesia y a los hombres que las dirigen. Esto mismo pasa en los ámbitos de la política criolla, si hacemos un ejercicio, como el anterior, y nos vamos a ver a un Partido Político X, nos daremos cuenta que en su mayoría están asentados sobre el trabajo de mujeres (y actualmente de jóvenes), son quienes hacen el "trabajo de base", pero como lo político es mas amplio, también podemos hacer este ejercicio por ejemplo en las instituciones publicas y civiles, quienes están en posiciones de mayor jerarquía, y con mayor salarios son los hombres,  y porque??

Al final, es los mismo, hablar de política y hablar religión(es), es lo mismo, sobre todo cuando se trata de favorecer a los hombres y subordinar a las mujeres. Entonces, la reflexión es de de-construir las bases que sostienen estas practicas excluyentes y de subordinación, y construir nuevas relaciones entre mujeres y hombres basadas en la igualdad, en el respeto y en la autonomía, y de paso, eso hay que trasladarlo al ámbito publico donde se deben construir nuevas relaciones de poder, basado en la democracia, la justicia social y en la búsqueda permanente de los consensos democráticos, respetando la diversidad que caracteriza al ser humano.       
 
Ujieres: Criado de palacio, que tenía a su cargo acompañar el cubierto y copa desde la panetería y cava, y después la comida desde la cocina. RAE
Androcentrismo: Visión del mundo y de las relaciones sociales centrada en el punto de vista masculino.