sábado, 15 de febrero de 2014

Robocop...tras la lente.



Con el ánimo de ver una de mis series preferidas en la pantalla grande, decidí ir a ver #Robocop, por lo que esperaba ver la típica escena donde a él (Robocop) le disparan y lo dejan prácticamente muerto, para luego hacer el experimento de hombre-máquina, igual esperaba ver ahí la personificación de la sargento Lewis, pero sorpresa!!! Era el sargento Lewis (compañero de Alex M.), esperaba ver acción como el resto de las personas que ahí nos encontramos (los comentario posteriores a la peli, me dieron la razón). En fin, luego de finalizada la peli, me quedaron varias cosas rondando en la cabeza (seguro ya hay artículos sobre estos puntos, pero yo quiero hacer el míoJ), y quiero compartir lo que vi:
  1.- Sobre la objetividad de los medios de comunicación, fue lo que más llamó mi atención. El presentador de un noticiero Pat Novak, que por cierto lo interpretó Samuel Jackson (me encanta ese actor!), hizo las veces de moderador de un debate entre un senador y el CEO de la empresa OCP, Raymond Sellars (Michael Keaton) cuando los invitó para que hablasen sobre la sensación del momento el hombre – máquina que disminuyo el índice de criminalidad en un 80 %, y que al cuestionar el senador sobre, ¿cómo era posible aceptar que un hombre-máquina disparase un arma contra un ser humano?, y que prácticamente la vida humana quedaba a merced de esta máquina que no tenía “sentimientos”, y zas! Justo en el momento que el debate se pondría álgido, el presentador (Samuel J.) cortó la video llamada del senador y dejo en el ambiente informativo la posición del CEO Raymond Sellars, como la verdad casi absoluta. En las siguientes apariciones el presentador del noticiero tenía una clara tendencia hacia la empresa y su proyecto de hombre-máquina, justificando la eficiencia contra la criminalidad. 
   2.- Sobre la corrupción interna de las instituciones públicas, en este caso de la Policía de Detroit, don la jefa de la Policía de Detroi, Karen Dean (Marianne Jean-Baptiste), era parte de esa corrupción por la vinculación con un narcotraficante (quien mando a asesinar a Alex Morphi), ésta le proporcionaba información sobre los movimientos internos de la policía cuando se disponían a realizar operativos en su contra, además era quien junto a otro sargento traficaban las armas incautadas, y que se suponía estaban resguardada por la policía. Cuando #Robocop realizaba alguna hazaña y atrapaba delincuentes estos operativos eran transmitido en simultáneos en grandes pantallas de la ciudad, o eran transmitidos de inmediato en el noticiero de Pat Novak; pero cuando la jefa de #Robocop era la “sospechosa” simplemente sacaron del aire el operativo, es decir la población de Detroit no pudo presenciar esa actuación policial de #Robocop (no sé porque me hace cerca este tipo de censura), entonces urdieron un plan para “matar” al hombre-máquina, porque ya se estaba volviendo molesto, y chiva sus “operativos” llegaban hasta los políticos.
   3.- Lo influenciable y comprable que son los “políticos”, la empresa OCP encargada de la manufactura de las maquinas para “resguardar” la seguridad ciudadana y quien creó a #Robocop, tenía un pegon, y es que para continuar con su negocio de las maquinas-hombre debía esperar la votación en el senado sobre la invalidez o no de una ley que prohibía dejar en manos de las maquinas las vidas del ser humano. Entonces el CEO de la empresa en un ataque de desesperación para que esta ley fuese declarada nula, manifestó sus dudas hacia la actuación de los “políticos” (que no querían aparecer ante sus electores como pro-maquinas) muy pesar de haber financiado campañas electorales a senadores de ambos partidos políticos (vaya sorpresa!!!).

Seguro habrá más que decir, pero esto es lo que yo quise compartir